¿Qué es el Crowdlending y cómo es su fiscalidad?

jueves, 21 de marzo de 2019

Aunque el concepto Crowdfunding ya es bastante habitual para los españoles, existen algunos otros que surgen a partir de éste y que puede que no los tengamos tan claros, como el Crowdlending, en el que queremos detenernos a continuación. Y no sólo para hablar del Crowdlending en sí mismo desde FIDECO, sino también queremos detallar de qué forma funciona la fiscalidad de este sistema, algo de vital relevancia para el público.

Lo primero que debemos saber es el significado de la terminología Crowdfunding. Esta es un sistema de financiación de pequeños proyectos relacionados con el mundo de la cultura o del arte, mediante los aportes de dinero de particulares, que obtenían a cambio una recompensa no monetaria, o simplemente la satisfacción de colaborar a la difusión de estas obras.

Con el paso del tiempo, derivaron de allí nuevos métodos, como por ejemplo el Crowdlending, en el que los particulares ofrecen ese dinero, pero ya no como una donación sino como un préstamo, que luego el artista deberá devolver en los términos establecidos.

Crowdlending viene de las palabras inglesas "Crowd", multitud y "Lending", préstamo. Normalmente los particulares ponen dinero, la empresa beneficiada con este préstamo paga luego un interés determinado, y la plataforma de crowdlending intermediaria se queda una pequeña comisión, como no podía ser de otro modo.

Cuando se habla de Crowdlending, surgen todo tipo de dudas acerca del aspecto fiscal de estos préstamos, pero nuestros líderes en descuento de pagarés FIDECO os lo detallamos.

En líneas generales podemos decir que los intereses que surgen de la inversión de un préstamo de Crowdlending tienen el mismo tratamiento fiscal que los intereses bancarios corrientes, por lo que todo lo que tenemos que hacer es añadirlos a la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimiento del capital mobiliario. Así se recoge en el artículo 25 “Rendimientos íntegros del capital mobiliario” de la Ley 35/2006 del IRPF. Si hablamos del caso de una empresa beneficiada por el Crowdlending y no de un individuo, tenemos que decir que estos intereses se contabilizan de igual modo que los gastos por intereses financieros y tributan como gastos deducibles en el Impuesto de Sociedades.

Si bien es posible que en breve se realicen algunas modificaciones sobre las leyes y normativas que regulan el Crowdlending, por el momento esto es lo que tienes que tener en cuenta acerca de su fiscalidad, además de saber por qué resulta una maniobra tan interesante en ocasiones.

¡Solicitar liquidez!

Si lo deseas, puedes adjuntarnos una copia del pagaré o factura para tener una respuesta más rápida.

[Máximo 1Mb por adjunto. Archivos permitidos: JPG, PDF, DOC, ZIP, RAR]
 He leido y acepto las condiciones de uso*

* Campos obligatorios

×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes consultar la política de cookies aquí
Política de Cookies