Tips básicos para empezar a invertir

martes, 7 de noviembre de 2017

La meta básica de una empresa (pequeña o grande) es mantener cierta estabilidad. Pero, cuando los resultados son tan buenos que sobrepasan las expectativas, autónomos y empresarios se plantean la posibilidad de subir un nivel: pasar del mantenimiento al crecimiento. En estos casos, la inversión se muestra como una de las propuestas más viables para hacerlo realidad. Pero, con ella, también aparecen los primeros problemas: no todo el mundo sabe cómo hacerlo.

Consejos para invertir

Antes de aprender las claves principales para empezar a invertir y conseguir resultados notables, una aclaración: al principio puede ser costoso, pero, bien realizada, las inversiones resultan rentables y favorecen la financiación de la empresa.

Cinco claves para aprender a invertir

  1. Revisa el estado de la inversión y de las finanzas de tu negocio. Uno de los mitos más extendidos sobre el arte de invertir es que es necesario tener mucho dinero. No hace falta ser una empresa con altas capacidades monetarias para empezar a invertir. Antes de tomar la decisión, eso sí, se debe analizar el estado de las cuentas de la compañía. Calcula qué parte del dinero sobra tras haber pagado los gastos comunes y la reserva de una parte para el fondo de contingencias. Es decir, una inversión debe realizarse con dinero que no se va a necesitar en el futuro más inmediato.
  2. Aprende, observa y estudia. Una de las mejores recomendaciones es la de construir una base teórica sólida. Invierte algo de tiempo y de dinero en formación bursátil de calidad. Todo lo que aprendas guiará tus pasos en Bolsa. Después, observa a los expertos, enriquécete con su dominio del mercado y saldrás ganando.
  3. Investiga. Es importante no lanzarse a lo loco a por una inversión de la que no se tienen todas las garantías. Estudia bien el mercado, analiza las cuentas de resultados de las empresas donde te plantees invertir y márcate un objetivo concreto.
  4. Empieza por acciones. Has tomado la decisión y vas a invertir. Ten en cuenta tres detalles básicos: cuánto vas a invertir, cuánto tiempo quieres mantener la inversión y cuántas pérdidas puede asumir la empresa si la inversión no sale tan bien como creías. A partir de ahí, diversifica el dinero en varias carteras, para repartir el riesgo, y ten en cuenta la repercusión de los resultados en las cuentas del negocio (suele haber gastos y comisiones derivados de las inversiones). Las acciones son la manera más fácil de empezar.
  5. Ten paciencia. Las inversiones son una apuesta a largo plazo. Y, en un tiempo tan largo, los altibajos son una constante. Tener paciencia es básico.

Con estas nociones básicas, ya puedes empezar a preparar tu cartera de inversión. Pero, si aún no te atreves y necesitas financiación para tu empresa, en Fideco te ayudamos a conseguirla mediante el descuento de pagarés y de letras. Pídenos información.

¡Solicitar liquidez!

Si lo deseas, puedes adjuntarnos una copia del pagaré o factura para tener una respuesta más rápida.

[Máximo 1Mb por adjunto. Archivos permitidos: JPG, PDF, DOC, ZIP, RAR]
 He leido y acepto las condiciones de uso

* Campos obligatorios

×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar