Consejos para la Declaración de la Renta de una pyme

martes, 24 de mayo de 2016

En 2016 las pymes tendrán que tener en cuenta los nuevos cambios fiscales para la Declaración de la Renta 2015. A continuación, algunos trucos en la Declaración de la Renta para pagar menos, entregar todo a tiempo y no tener problemas con Hacienda.

DESCUENTO DE PAGARES

Lo primero que hay que saber es que la Declaración de la Renta de las pymes varía con respecto a 2015

Los autónomos deberán tener en cuenta varios cambios, como el sistema de módulos y su modificación.

Además, los administradores y consejeros reducirán su retención del 37 al 35 % y accederán a los beneficios que da a los nuevos autónomos la Ley de Emprendedores.

Se impondrá un gasto de atención al cliente con un máximo del 1 % de la cifra de negocios

Después de conocer los cambios, vamos a ver qué tipos de impuestos hay que presentar para hacer la Declaración de la Renta

El primero es el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y hay que elegir entre varios regímenes: módulos, estimación directa normal y estimación directa simplificada. Se paga trimestalmente y se presenta mediante el modelo 100 que este año se presenta hasta el 25 de junio. Los pagos fraccionados se pagan con los modelos 130 y 131 durante los tres primeros trimestres, entre el 1 y 15 de abril, julio y octubre y el 1 y 25 de enero.

Otro impuesto importante para los autónomos es el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), que paga básicamente el consumidor final. A Hacienda se paga la diferencia entre lo cobrado a los clientes y derivado de las compras a los clientes. Hay tres tipos: 21, 10 y 4 %, que varían en función de la actividad. Se paga cada tres meses con el modelo 303 y la Declaración de la Renta se realiza una vez al año en función de las declaraciones trimestrales. Las fechas para presentar el IVA son iguales que las del IRPF.

A continuación, vamos a contar algunos consejos acerca del IRPF para las empresas que afectan a los trabajadores por cuenta ajena que trabajen desde casa. Se puede deducir en el IRPF hasta el 50 % de los gastos en gas, agua, electricidad, etc. Para realizarlo, se tendrán en cuenta los metros cuadrados destinados a la actividad, al igual que las horas y los días trabajados.

Si uno tiene una familia numerosa o algún miembro con discapacidad, habrá deducción de 3.000 euros, si la discapacidad es igual o menor del 33 %. Sin embargo, la cifra aumenta a 6.000 euros, si uno necesita una persona para cuidarlo; o 12.000 euros, si la discapacidad supera el 65 %.

Hay otros gastos, como los seguros de vida y salud y las deducciones autonómicas, además de los gastos derivados de la financiación ajena o impuestos como el IAE o IBI.

¡Solicitar liquidez!

Si lo deseas, puedes adjuntarnos una copia del pagaré o factura para tener una respuesta más rápida.

[Máximo 1Mb por adjunto. Archivos permitidos: JPG, PDF, DOC, ZIP, RAR]
 He leido y acepto las condiciones de uso*

* Campos obligatorios

×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes consultar la política de cookies aquí
Política de Cookies